9 Cosas que todo Freelancer debe saber y 3 errores que debe evitar

Según estudios realizados entre 2005 y 2015, el 94% de los empleos creados fueron en modalidad freelance o teletrabajos. Esto demuestra un gran incremento en la demanda de este tipo de trabajos en diversos mercados e industrias, así como una disminución del trabajo presencial.

Sin embargo, ser tu propio jefe significa manejar tu propio negocio. Estés preparado o no, debes ser tu propio jefe.

Para ayudarte a entender la naturaleza del trabajo freelance, en colaboración con 2×3, decidimos traerte información que todo freelancer o potencial freelancer debería conocer.

9 Cosas que todo freelancer debería saber

1. Ser freelancer es más que solo proyectos puntuales

Tradicionalmente, las startups y pymes contratan freelancers en proyectos cortos para actividades que los dueños no tienen tiempo de hacer por sí mismos. Esta tendencia ha estado cambiando recientemente y muchas empresas están incluyendo freelancers en sus estrategias de negocios.

Las empresas más modernas se están decidiendo por implementar estrategias más flexibles.

Algunas veces, los emprendedores que deben hacer todo por sí mismos recurren a los freelancers para que estos se encarguen de la gerencia. Incluso hay grandes compañías utilizando freelancers como personal de apoyo. Recientemente se ha detectado una tendencia en la que los proyectos de freelance se han estado extendiendo a más de seis meses.

2. Ve más allá de tu zona

Los profesionales universitarios que tienen dificultades asegurando puestos a largo plazo suelen cambiarse al freelancing para mantenerse en el mercado. Dado que la mayoría del trabajo freelance puede ser realizado de forma remota, no tienes que apegarte a trabajos que estén cerca.

Desde un punto de vista empresarial, las empresas que contratan freelancers suelen acceder a mejores talentos, ya que van más allá de sus mercados locales. Esto también ayuda a los freelancers a acceder a zonas donde no hay mucha oferta laboral.

Aunque competir con una gran cantidad de profesionales locales puede ser intimidante, puede que estés mejor cualificado que alguien que se ubique cerca la empresa. El freelancing asegura que no perderás un trabajo por tu ubicación geográfica.

3. El rechazo es parte del trabajo

Debido a que los freelancers trabajan con gran cantidad de clientes al mismo tiempo, puede sentirse una sensación de poca estabilidad. La mayor parte del tiempo estarás con distintos clientes, dado que las empresas necesitan ajustar sus presupuestos.

Esto hace que el rechazo sea bastante frecuente, así que debes aprender a no tomarlo personal e incluso a asumirlo como algo cotidiano.

Lo importante es que hagas un buen trabajo para que los comentarios positivos pasen de un cliente a otro.

4. Encuentra una comunidad

Es importante pertenecer a una comunidad que te cuide las espaldas y te brinde apoyo, sobre todo contable. Las grandes ciudades del mundo suelen tener este tipo de comunidades, pero si no es el caso de donde vives, no temas empezar la tuya propia.

Pertenecer a una de estas comunidades puede permitirte aprender de las experiencias de otros freelancers y que ellos aprendan de las tuyas. Además, todos estarán en la misma onda, lo cual fomentará las relaciones.

5. Mejora tu carta de presentación constantemente

La industria del freelancing es un juego continuo de enviar cartas de presentación, intentos fallidos y llamadas frías. Debido a esto, siempre tienes que mejorar tus cartas de presentación, aun cuando tu horario está lleno.

La clave de esto es mantenerte al día para así poder asegurar trabajo futuro, sin abandonar tus proyectos actuales. Esto también incluye mantener al día tus redes sociales y sitios web.

6. Demuestra tus habilidades

De acuerdo a los expertos, el 70% de las empresas que contratan freelancers lo hacen para cumplir con ciertas tareas en específico que su personal no realiza. Si la descripción de un trabajo enumera una lista de habilidades bien definidas y especializadas y tú las tienes, no dudes en enfocarte en ello cuando contactes al posible cliente.

Asegúrate de resaltar tus habilidades, éxitos anteriores y qué te hace el mejor freelancer para contratar.

7. Documéntalo todo

Cuando eres tu propio jefe, no solo estás ofreciendo servicios a clientes, también eres el responsable de tu propio tiempo. Ser organizado te ayudará a no incurrir en ciertos errores, especialmente cuando te toque pagar impuestos.

Te recomendamos llevar un simple Excel ( o Google Sheet) donde registres todo. Puedes agregar colores para identificar trabajos aceptados, potenciales y rechazados, así como procesos y resultados de cada uno de tus proyectos.

8. Arma un portafolio

Muchos freelancers suelen crear portafolios de sus trabajos en varias redes sociales, de manera que los clientes puedan acceder a ellos con facilidad. Si no tienes un perfil muy actualizado, asegúrate de tener todo el contenido que puedas de tus trabajos anteriores, de manera que el cliente pueda acceder a él si lo desea.

Un éxito obtenido en algún empleo pasado puede terminar de convencer a un cliente de contratarte, pero sé cuidadoso al momento de elegir qué compartir. Debe ser solo aquello que sea relevante para el cliente al que deseas llegar en ese momento.

Hoy es muy común tener tanto un CV como un portfolio online, por ejemplo entre los diseñadores es muy común tener sus trabajos en Behance.

9. La comunicación es vital

Puede que no seas un empleado a tiempo completo, pero mientras estés trabajando con un cliente particular, él se convierte en tu jefe. La persona en cuestión espera que desempeñes una labor específica y, tal como con si fuera tu jefe, debes mantenerte en contacto con él para garantizar de que ambas partes obtengan lo que quieren y necesitan.

Una vez inicies un proyecto, mantente abierto al feedback y a revisar constantemente tu trabajo, para así realizar los ajustes que tu cliente requiera.

Para terminar, una vez te aconsejamos sobre lo que debes hacer, te dejaremos por acá aquellas cosas que debes evitar para ser un buen freelancer. De esta manera no sólo estarás haciendo aquello que debes hacer, sino también evitando lo que no debes hacer:

3 Errores que como freelancer debes evitar

1. No te agregues méritos o cualidades falsos

Podrías meterte en un lío bastante incómodo si una gran empresa te contrata para hacer algo que no sabes solo por haber dicho la mentirita blanca de que sabías. Mejor evítalo y concéntrate en resaltar aquello que sí sabes hacer.

2. No te cierres a un solo trabajo

Claro que no te estamos diciendo que seas irresponsable o incumplas con un proyecto, pero en el mundo freelancer las cosas son muy cambiantes y ese trabajo con el que te sientes seguro podría ya no estar el día de mañana.

Mejor no te cierres y considera siempre otras oportunidades. Además, aquí la competencia es muy alta como para darte el lujo de relajarte.

3. No exageres

Te dijimos que debes resaltar y sacar a relucir tus cualidades, pero sólo tal cual como son. Engrandecerlas puede llevar a que tu empleador se sienta decepcionado de tu trabajo. Es mejor mantenerte paciente mientras ese primer trabajo llega, que obtenerlo rápido y que te dejen un mal review.

¿Estas de acuerdo con estas sugerencias? Ponlas en práctica y cuéntanos cómo te fue. Si estás buscando un lugar para desarrollar tus ideas y trabajar con tu proyecto al 100% puede venir a conocer nuestros espacios de coworking, ideales para profesionales como tú, contáctanos hoy.

Información de: mujeresdeempresa.com

Read more...

¡Equipos que trabajen eficientemente de forma remota!

Bienvenido,

Cada vez es más común la incorporación del trabajador freelance en los empredimientos, empresas de todo tipo y el negocio digital. Y aunque quizás aun hay muchas personas escépticas al hecho de formar un equipo que trabaje de forma remota y que realmente funcione, es una modalidad que está dando excelentes resultados a nivel mundial.

Muchos empresarios y equipos de gerencia se cuestionan el hecho de cómo saber si esa persona cumple las horas o no? o si esa persona será capaz de concluir los proyectos en el tiempo necesario, etc. Pero es una realidad que en el mundo moderno que vivimos debemos aprender de este recursos y saber que las generaciones que se están levantado son capaces de llevar muy bien esta metodología.

Hemos encontrado un artículo en relación al tema, en el mismo se expone que  el 80% de las personas que trabajan desde su casa siente menos estrés, lo que les permite enfocarse mejor en sus tareas y mantenerse motivados. En esto tiene un gran peso el mayor balance que se logra entre la vida personal y profesional.

No vamos a negar que resulta un gran desafío adaptarse a esta forma de trabajo y que necesita una planificación de parte de todas las personas involucradas, en el artículo mencionado citan 4 claves para llevarlo de manera exitosa, lo compartimos hoy y esperamos que sea de mucha utilidad:

1. Define funciones y metas claras

Cuando un empleado no asiste todos los días a las instalaciones de la compañía, es difícil determinar cuánto tiempo pasa realmente trabajando. Lo que necesitas es cambiar el foco por métricas que te permitan determinar resultados concretos: por ejemplo, la finalización de un estudio en cinco días hábiles, o la entrega en tiempo y forma de un reporte por la reunión con tres potenciales clientes. Este es un trabajo que necesitas hacer al inicio de cada período (por ejemplo, enero y julio, o por cada trimestre), y revisar en forma permanente.

2. Apóyate en la tecnología

Para poder avanzar en los proyectos y medir los resultados, es básico contar con un software que permita a los jefes y sus equipos mantenerse comunicados y al tanto de cada novedad. Hoy hay muchas plataformas disponibles, algunas incluso con versiones gratuitas. Recuerda que cada plan debe tener siempre un responsable, para dar seguimiento a los avances y permanecer alerta ante errores, retrasos o cambios de último momento solicitados por un cliente.

3. Mantén una comunicación fluid

¡Este punto es vital! Y para no descuidarlo, necesitas incorporar una serie de protocolos, reglas y herramientas. Por ejemplo, es básico definir los horarios en los que el empleado debe estar disponible, y a través de qué medios (¿Whatsapp o Skype?). Las videoconferencias resultan muy útiles para tener un contacto más personal, ya que es posible ver las expresiones y el lenguaje corporal de nuestro interlocutor. Y no olvides realizar cada tanto encuentros en persona con los trabajadores remotos, tanto para ajustar detalles de los proyectos como para sumarlos a actividades de integración de todos los empleados, como talleres de capacitación o fiestas de fin de año.

4. Expande el alcance de la cultura de la compañía

Ahora, la misión, visión y valores del negocio deben enraizarse en el hogar de cada colaborador que trabaje desde su casa. Es un reto muy grande, pero alcanzable. Lo que necesitas hacer en primer lugar es promover en forma permanente la identidad de la empresa, por ejemplo a través de newsletters del área de Recursos Humanos, que recuerden sus lineamientos básicos e informen sobre acciones concretas para sostenerlos (como reconocer públicamente los logros de un trabajador, o realizar actividades solidarias durante algún fin de semana).

También es muy importante que la cultura organizacional funcione como un filtro durante el proceso de selección de nuevos integrantes del equipo remoto, para asegurarnos de que van a ser parte de ella y no un factor de conflicto.

Es un gran recurso esta nueva metodología además los beneficios son multiples. Si estas en ese proceso de formar una empresa totalmente digital o tienes un tipo de negocio en el que te funcione todo totalmente virtual también te invitamos a conocer más sobre las oficinas virtuales, servicio disponible en One Coworking, si quieres más información contáctanos.

 

Con información de: mipropiojefe.com

Read more...
LLAMAR AHORA